Lo que uno no sabe cuando empieza en el mundo del SEO

El SEO y cualquier otra disciplina que tenga que ver con el marketing digital requiere estar en constante formación leyendo varios artículos al día, descargándote cualquier ebook interesante que cae en tus manos y probando cualquier “táctica” nueva que pueda resultar interesante. Muchos son los días en los que me paso más tiempo testando cosas o intentando adivinar que es lo que mejor puede funcionar en X situación que en cualquier otra cosa, algo que desde fuera puede parecer una perdida de tiempo, pero no lo es.

Es muy emocionante ver que casi cada día aparecen nuevas oportunidades para mejorar el SEO de una web o para analizar de una manera más eficiente a tus usuarios, pero muchas veces nos perdemos en esa niebla de tácticas avanzadas y perdemos el norte por completo en lo que se refiere a lo que es más óptimo. Por ejemplo, de que sirve migrar la web de HTTP a HTTPS si ni siquiera has revisado tus errores 404 (que pueden ser cientos) o llevar a cabo un test multivariable si todos los titles de tu web son el mismo.

Mi historia

Lo que viene a continuación no es más que un resumen de lo que yo he vivido cuando tuve la oportunidad de empezar a trabajar como consultor SEO allá por 2012.

Sin haber oído previamente si quiera que es el SEO, se me da la enorme oportunidad de formar parte de Socialmood como consultor SEO. Ahí empieza un periodo de un año donde el 90% de mi vida gira alrededor de trabajar y aprender sobre mi trabajo, engullendo toda la información que llegaba a mi e intentar ponerla en práctica en las pocas cuentas con las que empezé a trabajar.

Cuanto más enrevesada y profunda era la táctica que quería aplicar más me emocionaba y mayores ilusiones depositaba en que todo eso iba a salir bien y Lucas lo iba a flipar con los resultados, algo que pasaba muy pocas veces, repitiendose la frase que ahora entiendo mejor de: Analiza bien lo que quieres hacer que hay cosas más básicas que funcionan mejor.

Por poner un ejemplo:

  1. El cliente A tiene un problema de posicionamiento por su propia marca, tras varios días de análisis y comederos de cabeza le presento a Lucas un informe detallado de todo lo que hay que hacer para que la situación mejore.
  2. Se hacen todos lo cambios. Pasa una semana. No pasa nada.
  3. Se vuelve a revisar de manera rápida la web y hay un fallo enorme que más tarde se sabrá que es la que provoca todo el problema: TODAS las páginas de la web tienen un Canonical apuntando a la home, cosa que a Google no le hace ni pizca de gracia.
  4. Se corrige todo. Pasan 3 días. El cliente A ya está primero por su marca.

Conclusión: Si la casa se hunde no revises el tejado.
Conclusión número dos: El cliente no tiene ni idea de lo que le estás hablando.

El lado del cliente

Dirigir un negocio requiere mucho MUCHO tiempo, por lo que lo último que tiene en la cabeza un cliente es entender todo el rollo que le estás soltando, sabe que necesita hacer algo pero no sabe el qué, ni siquiera piensan más allá de primer paso “hacer una web”, por eso te han contratado a ti. Y aunque asienta con la cabeza con aire sosegado esta es su reacción por dentro:

lo que no saben los clientes

Al haber trabajado siempre del lado de la agencia uno se da cuenta de que la mayoría de los clientes que a uno le llegan nunca han pasado de ese primer paso y por tanto todas las nuevas técnicas y estrategias que uno puedo aplicar no tiene sentido alguno.

Es imprescindible estar a la última en todo lo que tiene que ver con el marketing digital, pero para mantener y atraer a clientes es necesario pensar un poco fuera de nuestra burbuja de fanatismo y ofrecer lo que realmente necesitan.

El lado bueno

Muy poca gente (relativamente) sabe acerca de marketing digital y mucho menos de SEO y/o analítica web, básicamente es por eso por lo que tenemos trabajo y muchas agencias están buscando más gente, lo que significa que si una marca decide invertir en marketing online, seguramente lo que haga en contratar a alguien para que lo haga en lugar de hacerlo ellos mismo.

Debido a esto existen un montón de nichos y mercados muy competitivos donde prácticamente nadie lleva a cabo ninguna acción online más allá de tener una web y Twitter o Facebook. Echa un ojo a los rankings por las principales palabras clave y si en los primeros resultados no hay ninguna página optimizada, seguramente estén posicionadas por magia negra.

Probablemente con cosas muy básicas a nivel SEO podrás obtener resultados bastante satisfactorios:

  • Conseguir algún enlace de calidad
  • Si el negocio es local, crear fichas en los directorios locales como Yelp o 11870
  • Añadir las keywords adecuadas a las URLs, titles y los textos de la web

Puede parecer una chorrada o algo que a cualquiera se le podría ocurrir, pero la mayoría de las veces es lo único que necesitas. Obviamente no puedes dormirte en los laureles y pretender que la competencia va a quedarse parada siempre, tiene que buscar de manera continua mejoras y optimizar el contenido de manera constante.

Estando muy metido en el mundo de SEO siempre se tiende a buscar estrategias complicadas y a largo plazo más que acciones sencillas y concretas que pueden mejorar de manera rápida el posicionamiento de una web.

Siempre hay que tener en cuenta y revisar los siguientes puntos:

  1. Una web tiene que cargar rápido, esto mejora la experiencia de usuario y el posicionamiento de manera muy significativa
  2. Tiene que ser responsive SIEMPRE
  3. Ha de ser fácil navegar por ella, las rutas a las páginas importantes tienen que ser claras para el usuario y para los robots
  4. Tiene que ser fácil de compartir en redes sociales
  5. Las palabras clave por las que queremos posicionar tienen que estar presentes, pero no caigas en el keyword stuffing

El lado malo

No todo iba a ser súper bonito ¿no?, el hecho de que el SEO sea algo tan cambiante hace no solo que muchos clientes no sepan nada acerca de él, si no que muchos “SEOs” tampoco tienen ni idea.

Cuando uno empieza es peligroso ponerse a buscar información sin ningún tipo de guía previa, es decir, lo primero que hay que hacer es preguntarle a alguien que sepa que fuentes son fiables o que curadores de contenido son los que merece la pena seguir en Twitter.

Internet está lleno de contenido desactualizado que nos puede enseñar un montón de trucos y acciones para mejorar el posicionamiento de nuestra web de manera rápida como enlaces en blogs, keyword stuffing o crear landings pages dirigidas solo a posicionar. El problema es que un artículo de hace 4 años sobre como hacer lasagna de verduras sigue estando vigente, pero un artículo de hace 4 años sobre los factores de posicionamiento no sirve para nada.

Cual es el problema y como arreglarlo

¿Por qué deberíamos (y perdón por parecer pedante) los SEOs que sabemos que es lo que funciona preocuparnos de esto? ¿Por qué deberíamos preocuparnos de los recién llegados?

Lo primero es porque (al menos en mi caso) se preocuparon de que no aprendiese mierda.

Además de que dan mala fama al marketing digital en general y hace que la gente siga creyendo que el SEO es “engañar a Google”, la razón principal es que al igual que los SEOs no saben de SEO, los clientes tampoco, lo que lleva a que muchos de ellos contraten servicios de gente que no sabe muy bien lo que están haciendo.

link-building-penguin-updates

Intercambios de enlaces, granjas de enlaces, artículos completos a 20€ u ofertas de conseguir 100 enlaces por 50€ (esto todavía me llega por Linkedin) son golosinas que pueden parecer una buena idea pero que más allá del muy corto plazo lo más seguro es que termine en una penalización.

Lo primero y más básico que debemos hacer es educar a nuestros clientes en lo que estamos haciendo, dejando de la lado la cortina de humo con la que se suelen tratar estos temas con los clientes. Hacerle entender al cliente que hacemos en cada momento, por qué lo hacemos y que son cosas que no van a tener una repercusión inmediata nos ayudará a nosotros a trabajar con ellos y les ayudará a ellos a saber que cosas son las que no tiene que permitir hacer con su web y negocio en el caso de que no nos contraten .

De ahí viene también el hecho de escribir contenido de calidad sobre SEO de manera tan abierta sin tener miedo a que otro “nos robe nuestras tácticas secretas”, lo que también es un arma de doble filo, ya que como he dicho antes el contenido desfasado es peligroso para los rookies del SEO, por lo que es nuestra responsabilidad también actualizar ese contenido o bien avisar de que es contenido desfasado, ya que no lo queremos eliminar que el tráfico que genera también es para tener en cuenta ;)

Si creéis que este artículo no es más que una estupidez y que no es necesario preocuparse de lo que hace el resto de la gente, espero vuestros comentarios.

  • Juan Rodriguez

    Gran post Dani, como todos los que has publicado en 40dF. Los que venimos desde abajo los agradecemos mucho :)

    Lo de empezar la casa por el tejado me suena mucho jaja.

    ¡Saludos!

    • Daniel Ezquerro

      Muchas gracias Juan!! Estas son cosas que se aprenden mejor cuando le pasan a uno mismo, pero nunca está de más que te avisen ;)

      Empezar la casa por el tejado es algo que hacemos todos al principio y al final en lugar de resolver el problema de base lo que hacemos es complicarlo todavía más.

      Un abrazo!!