¿Qué son las micro-conversiones?

Las micro-conversiones son esas cosas que no sabemos muy bien para qué sirven, ni siquiera sabemos muy bien cómo y por qué medirlas: ¿Afectan realmente a la tasa de conversión final? ¿Ayudan al usuario a llegar al objetivo de la web? ¿Se comen? ¿Se pueden mezclar con la leche sin que se corte? Preguntas que todo ciudadano de a pie debería plantearse en su día a día.

Muchos artículos hablan de cómo optimizando las micro-conversiones se pueden llegar a incrementar los ingresos y las conversiones principales de la web, pero, ¿realmente sabemos qué son las micro-conversiones y por qué las tenemos que analizar?

¿Qué son las micro-conversiones?

Las micro-conversiones son las acciones que completa un usuario en tu web que o bien están directamente relacionadas con las conversión final de tu web o no influyen directamente en ella.

Dependiendo del tipo de web a la que nos refiramos y de su conversión principal, las micro-conversiones podrían ser alguna de las siguientes:

  • Comentar en un artículo
  • Logearte en la página
  • Añadir un producto a la lista de deseos
  • Hacer clic en el botón de ver mes de un artículo
  • Ver un vídeo que te explica el funcionamiento de un software
  • Visitar la página de preguntas frecuentes
  • Compartir un artículo en redes sociales

Y así podríamos hacer un listado infinito. Hay miles de micro-conversiones que puedes analizar, solamente tienes que tener cuenta que no pueden estar directamente relacionadas con una macro-conversión de tu web.

Normalmente la tasa de conversión de una web se ve afectada cuando esta no es capaz de conducir a los usuarios a través de las micro-conversiones de manera efectiva y mantener el impulso del usuario por comprar – por ejemplo – durante todo el proceso. Si defines bien el proceso y mides las micro-conversiones adecuadas puedes trabajar de manera más efectiva en optimizar cada paso del proceso del embudo de conversión.

[bctt tweet=”Las micro-conversiones son oportunidades de optimizar los agujeros en tu embudo de conversión”]

Para ver de manera más clara que tipo de micro-conversiones podríamos analizar en un página web, usemos como ejemplo una página que todos tenemos en la cabeza:

que son las micro-conversiones

¿Qué tipo de micro-conversiones podemos analizar?

Principalmente existen dos tipos de micro-conversiones que podemos analizar:

  1. Hitos de una macro-conversión: Son las acciones que forman parte del proceso de una macro-conversión. Analizar este tipo de micro-conversiones pueden ayudar a definir pasos en los que se pueden aplicar mejoras a nivel de experiencia de usuario.
  2. Acciones secundarias: Son las acciones que, aunque no influyen en el proceso de conversión principal, son acciones deseables que pueden indicar una futura macro-conversión.

Hitos de una macro-conversión

Este tipo de micro-conversiones son las que dirigen al usuario hacia una macro-conversión, se podría decir que son los pasos que tienen que seguir para realizar una macro-conversión ya sea clicar en un artículo, añadirlo a la cesta o elegir un método de pago. Sea el que sea tiene que ser un paso obligatorio.

No tener optimizado el análisis de este tipo de micro-conversiones significa que tenemos un proceso completamente opaco hasta que el usuario realiza la macro-conversión, por lo que no serás capaz de saber dónde están lo puntos es los que tus usuarios se “caen” y por tanto no podrás mejorarlos.

Por ejemplo, si tienes configurado el embudo de conversión y en uno de los pasos se pierden un 50% de los usuarios, con las micro-conversiones sabrás exactamente en qué ha fallado esa parte de proceso y podrás optimizarla.

Este sería un ejemplo de un embudo de conversión que está mal optimizado ya que un 96% de los usuarios se pierden en el primer paso del carrito de la compra. Al tener bien configuradas las micro-conversiones se podrá saber exactamente qué es lo que hace que haya una pérdida tan grande:

optimizar embudo conversion

Acciones secundarias

Este tipo de micro-conversiones son algo diferentes, ya que si bien no están directamente dentro del proceso de una macro-conversión, si que ayudan a construir cierta confianza con tu marca y generan retención del usuario en tu web, lo que al final puede llevar a una macro-conversión.

Algunas de estas acciones secundarias podrían ser:

  1. Estar en un web más de 3 minutos
  2. Descargarte un eBook
  3. Dejar un comentario en un blog
  4. Escribir una review en un eCommerce
  5. Compartir un artículo en Twitter

En la tienda online de Adidas no es necesario subscribirte a la newsletter para poder realizar un compra, pero se entiende que si te subscribes estás predispuesto a ello:

micro-converiones acciones secundarias

La idea es que una vez te vayan llegando ofertas y novedades de Adidas a tu correo, eventualmente decidas comprar algo.

Tampoco te obsesiones con la tasa de conversión

Esta es una pelea constante que he tenido con muchos clientes y que es muy sencillo de entender. Lo que importa es el crecimiento y los ingresos, si simplemente quieres mejorar tu tasa de conversión reduce el precio de lo que ofreces a la mitad y ya verás cómo despega.

Lo que quiero decir con esto es que está muy bien medir las micro-conversiones pero tampoco tienes que obsesionarte con optimizarlas para su tasa de conversión aumente, si no que las tienes que usar como un indicador más de los pasos en tu embudo de conversión que necesitan una mejora, no solo la micro-conversión.

Por poner otro ejemplo de Amazon: hay muchísimos usuarios (entre los que me incluyo) que llegan a un producto y leen las opiniones simplemente porque quieren tener feedback de ese producto y comprarlo en otra tienda (o descargarlo, para que nos vamos a engañar), por lo que mejorar la tasa de conversión de esa acción especifica puede ser una perdida de tiempo enorme.

La ilusión de la cerveza gratis

Este es un ejemplo un poco extremo (e incluso imbécil) pero imagínate que tienes una landing page de descarga de un eBook y cambias el CTA del botón de descarga de “Descárgate nuestro eBook” por “Cerveza gratis”, lo que pasará es que tendrás un crecimiento enorme en la tasa de conversión en esa acción pero en cuanto tus usuarios descubran que no hay cerveza gratis se largarán de tu web, por lo tanto la tasa de esa macro-conversión se reducirá.

Conclusión

Mi consejo final es que analices todas las micro-conversiones pero no las optimizes a no ser que estés seguro de que van a tener un impacto positivo en una macro-conversión. En muchas ocasiones centrarte en una micro-conversión lo único que hace es que pierdas el tiempo.

  • Hola Daniel, ¡feliz año primero de todo!

    Me ha gustado leer tu artículo. A mí me gusta mucho identificar los pequeños pasos o micro-conversiones que tiene que cumplir el usuario para que se genere una conversión principal o macro-conversión. Sin duda, eso te ayuda mucho a identificar qué partes de este proceso están fallando y de este modo, puedes optimizar el embudo de conversión.

    Cuando he trabajado con algún cliente, me daba cierta pena que no estuvieran midiendo este tipo de cosas, porque seguramente al no medir las micro-conversiones que conducen a sus macro-conversiones, se estén dejando muchos ingresos en el tintero. Por eso a mí me parece muy importante configurar el embudo de conversión de todos aquellos procesos que sean más importantes, a través de los cuáles el usuario puede comprarnos o contratarnos.

    Por no tener, ni siquiera medían los objetivos en Analytics. Pero bueno, creo que también es nuestro trabajo educar a las empresas a medir para mejorar lo que haga falta. Y por cierto, a mí me gusta mucho utilizar los Funnels de Hotjar como complemento al gráfico del embudo de Analytics. Soy un auténtico fan de Hotjar jajaja ;)

    ¡Un saludo!

    • Muchas gracias por comentar Pedro!! :D

      Lo primero es lo primero: Hotjar es dios…

      Tienes toda la razón en lo que dices, partiendo de la base que muchísimas webs no miden las conversiones (algunas por medir no miden nada). A mi me gusta medir las microconversiones precisamente por lo que comentas del funnel de conversión, midiendo este tipo de eventos podemos optimizar el proceso de “compra” y aprovechar mejor el tráfico que nos llega reduciendo el % de abandono del funnel.

      Y por lo de educar al cliente, pues si, desgraciadamente hay ocasiones en que al principio el 80% de trabajo es hacer entender al cliente qué es lo que estás haciendo (luego todo va como la seda).

      Un abrazo y feliz año!!!